Retrato de la artista: Renata Poljak

0 75
renata 2

Partenza

Partenza significa partida. Con ese título de su exposición multimediática Renata Poljak desea problematizar la endeblez de nuestra existencia en la sociedad moderna. Es interesante justamente como la artista evoca los recuerdos sobre el pasado pues vuelve a suceder aquello debido a lo cual su familia padeció. A la luz de aquello que dicen, que la historia se repite, ella a través de su confesión íntima llega hasta el tema actual, que duele de la misma manera que dolió en el pasado. La artista indaga ese dolor con la mirada puesta en la lejanía del mar abierto. Y ese mar abierto y esa mirada son justamente la crítica más importante al mundo moderno. Pasó tanto tiempo, y a nuestros herederos les dejamos lo mismo. Y así también se resume de la mejor manera cuando sobre el pasado se habla con las mujeres dálmatas que de algún modo siempre llegan a la conclusión de que desde siempre fue así y así va a ser. Justamente esa conciliación con el destino es algo que es lo que más provoca en la obra de Renata Poljak.

Ubica la obra en la playa Zlatni  rat de la pequeña ciudadela de Bol en la isla de Brač, y se refiere también a la vida de su bisabuela Vinka, pero esta vez para contar una historia totalmente distinta, aquella sobre las separaciones. Valiéndose de la historia familiar Renata Poljak habla  simultáneamente de uno de los problemas más grandes de la actualidad, sobre los inmigrantes como objetos de una gran crisis humanitaria, pero también de la repetición de la historia y la partida masiva por motivos económicos desde Croacia al mundo en busca del pan de cada día.

Video

“En los últimos años en cualquier momento en que encendía el televisor me encontraba con informes o reportajes sobre los inmigrantes, y como nosotros mismos como nación también pasamos la guerra y las desgracias, naturalmente sentía pena por esa gente y por ese motivo el tema me resultó cercano. En el arte siempre me interesó el compromiso social, pero me preguntaba cómo hablar de los inmigrantes de un modo que no sea “televisivo” sino artístico, y por eso partí desde la perspectiva personal. 

Recordé a mi bisabuela cuyo marido a principios del siglo XX partió hacia América, cosa que en ese entonces era algo frecuente. La gente en Dalmacia literalmente no tenía qué comer, y se iban al mundo, en busca del pan de cada día, pero mi bisabuelo no retornó nunca pues en el extranjero falleció al poco tiempo.” – dice Renata.

Estamos mirando el mismo escenario hace siglos, advierte la artista, y agrega que los inmigrantes no se van solamente por ir a algún lado, sino porque están obligados, porque no tienen elección, y las mujeres que se van con ellos o se quedan, esperándolos, comparten esas historias difíciles y a menudo trágicas. Además de la actriz principal, Dajana Čuljak, que momentáneamente actúa en el Teatro Juvenil de Zagreb y que interpreta a la bisabuela Vinka, en el video participaron una veintena de extras de la ciudadela de Bol. Pero en esta historia un papel importante lo juega el mar mismo.

“Y cómo no lo jugaría, si el Mar Mediterráneo se transformó en el nuevo cementerio del Mediterráneo”, dice Renata Poljak, que en esta obra de modo impactante se sumergió en el mar de dolor, tristeza y separaciones.

Ya en su primer video, “¡Yo, ama de casa!”, surgido hace exactamente 20 años, resulta claro que esta artista oriunda de la ciudad de Split no tiene miedo a comprometerse socialmente.  Partenza es la obra central de su primera exposición independiente, “Una vida común”, en su Split natal, donde expuso en el mes de abril en la Galería de Obras de Arte (Galerija umjetnina) enseguida después de haber estrenado esta obra ante el público de París en la Galería Contexts. La videoinstalación Partenza fue filmada en la técnica blanco-negro y la playa Zlatni rat se mostró como escenario adecuado para la historia sobre mujeres que solamente permanecen en el lugar y esperan que les suceda algo mientras la vida se transforma en un limbo.

cro info

¿Ama de casa o artista?

“Me interesaba también si realmente me iba a transformar en artista, porque ningún diploma puede garantizar eso. Al principio pinté y dibujé mucho tiempo sobre ese tema, y entonces tuve la oportunidad de filmar el video “Yo, ama de casa”. No tenía idea de cómo se filma un video, pero en la facultad me enviaron a la localidad de Ražanj al taller de Ivo Deković, donde estaba un grupo de estudiantes de Alemania con cámaras submarinas, para que aprenda algo. Es decir, ese año 1996 yo por primera vez en mi vida hice la sinopsis y el escenario y filmé un video.”, dice Renata sorprendida con su primer trabajo y el efecto del mismo.

Además de haberse adjudicado en el año 1997 el Premio Anual del Centro Artístico Femenino  Elektra de la ciudad de Zagreb, presidido entonces por Sanja Iveković, este video le posibilitó la inscripción para el estudio de posgrado en la Academia de Artes École Régionale des Beaux-Arts de Nantes, en Francia.

Muy notable, y también eternizado con dos premios nacionales (el del Salón de Split y el del concurso de la Compañía Croata de Telecomunicaciones T-HT en el Museo de Arte Moderno el año 2012), fue también su video Dirigiendo a los actores/Dirigiendo las convicciones, estructurado como una entrevista dirigida con el actor Ivan Kojundžić, quien a la edad de 15 años protagonizó a Boško Buha en la película del mismo nombre de Bauer.

“Es decir, Kojundžić primero actuó en la película que nos explicaba que Yugoslavia era el mejor país del mundo, y unos diez años después de la película “Boško Buha” se fue a la Guerra Patria y defendió la ciudad de Vukovar. A mí me interesaba cómo aquello que estás mirando se transforma en aquello en lo que crees, es decir cómo se dirigen dos verdades/mentiras distintas sobre nuestra historia y nuestro presente.” – explica Renata.

Su exposición independiente en la Galería Stoyanov, en el marco de la cual fue presentada esta obra, fue seleccionada por la prestigiosa revista Village Voice como una de las mejores en Nueva York para enero/febrero del año 2013.

renata

” La obra “Dirigiendo  a los actores/Dirigiendo las convicciones” al mismo tiempo marcó el final de mi ocupación con el tema de Yugoslavia. Con esa obra me concilié con el pasado y partí hacia adelante – explica esta ganadora de numerosos premios, incluyendo aquel al mejor cortometraje en el Festival de Berlín Balkan Black Box Festival por la obra “Grandes esperanzas”.

La cuestión de la identidad

“Después de la cuestión de la identidad y de Yugoslavia mucho tiempo me cuestionaba, buscaba algo que fuera totalmente distinto pues como artista no quiero ser repetitiva, y así surgió Partenza. La obra aún tiene lo político adentro suyo, pero no hay ni sublevación ni escape, el trabajo es más sensitivo y emotivo,” dice Renata Poljak, y lo personal se transvasa no solamente desde la historia de su bisabuela sino también desde la experiencia artística internacional de la autora que frecuentemente cambiaba de ciudades y Estados.

Renata Poljak

La otra parte de este trabajo es la inseguridad, pero me acostumbré a la misma rápidamente. Supongo que mis padres me brindaron muchos estímulos para que me transforme en una persona que confía en sí misma y por eso nunca sufrí de temores existenciales. La inseguridad está omnipresente, ella es parte de la vida moderna independientemente de aquello a lo que uno se dedique. También en Estados Unidos en el lapso de cinco minutos puedes pasar de ser un hombre de negocios a ser un vagabundo. Pero no se trata solamente de la inseguridad financiera, sino también de muchas otras, por ejemplo la emotiva, teniendo en cuenta que tantos matrimonios se separan, o la geopolítica.

La exposición en octubre estuvo en Bratislava, hasta diciembre en París en la Galería Contexts, y en primavera de 2017 va a estar en Nueva York, en el Brookly Museum. En este momento la pueden visitar en Viena en el complejo artístico más grande, el Museums Quarter Vienna, Raum D / Q21. La exposición fue titulada From a Place of Darkness y la patrocinaron Gülsen Bal y Walter Seidl que están interesados especialmente en temas políticos relacionados con la identidad. Ya había sido presentada en Split, en Pula y en el mes de julio en Bol en la Galería  Dešković, y en Zagreb en la Galería Kranjčar a fines de octubre. Los paisajes de la playa Zlatni rat en general son reconocibles en el contexto de la presentación turística de la ciudadela de Bol y de Croacia, y con el trabajo artístico de Renata Poljak la playa Zlatni rat obtiene un nuevo significado en el marco de la presentación cultural de Bol, de Croacia, y en la creación de una nueva relación en la que se embeben el destino humano local y global.

Texto: Danijela Stanojević