Sabores, costumbres, olores

0 397
Foto: Mariana Campera

El paquete que recibí recientemente de Argentina no fascinó a mis amigos en Zagreb. Resultó que el dulce de Leche y el mate no son para todos los paladares. Pero estos son sabores argentinos originales que en Croacia no son fáciles de conseguir.

Mientras mi amigo Damián es capaz de vender su alma por el dulce de leche – dulce tradicional argentino, en esta región conocido como crema láctea de caramelo – para la mayoría de mis amigos es demasiado dulce. Lo probaron como relleno en panqueques, pero en Argentina se come a diario, untado en galletas, pan, etc., y es mucho más popular que cualquier mermelada.

Ritual argentino

Mi hermana desde Buenos Aires también me mandó yerba mate, una especie de té que es la bebida nacional argentina. La misma se bebe en un mate (jarrito especial) a través de la bombilla y, como se va bebiendo, se va rellenando con agua caliente. Este produjo interesantes reacciones en mis amigos. No tanto por el sabor, como por la manera en la que se bebe.

En el mate se coloca la yerba y se vierte el agua caliente, y azúcar a gusto, pero la bombilla no debe moverse ni sacar del mate – cosa que todos intentaron hacer. A menudo se toma con amigos, de manera “grupal”. La bombilla se comparte y no se cambia ni lava, tan solo se agrega agua y bebe el que sigue en la ronda.

Foto: Mariana Campera

Y así sucesivamente hasta que el té pierde su sabor. Entonces se agrega yerba nueva o se cambia totalmente. Este es un ritual, no sólo en Argentina, sino también en gran parte de América del Sur.

Comida rica que apesta

Mientras estos sabores en Croacia se consideran inusuales, en mi familia tenemos una anécdota en torno a la sarma (especie de niños envueltos con hojas de repollo agrias y chucrut). El chucrut en Argentina está disponible sólo en algunas tiendas especializadas y el argentino promedio probablemente nunca lo probó. Pero incluso en la Navidad argentina, en pleno verano, muchos croatas de Argentina no renuncian a su tradición de comer sarma.

Como mi papá se casó con una croata, pronto adoptó “nuestros” sabores y aprendió algunas palabras en croata.

Foto: Mariana Campera

Una vez mi abuela había preparado sarma para Navidad, mi papá se acercó a ella con alegría y le dijo: “¡Mami, qué rico apesta!”- en croata. A pesar de que su declaración fue el resultado de su barrera idiomática, el chucrut realmente apesta para quienes lo prueban por primera vez.

Agua que ahoga

Algo similar les pasa a los argentinos en “contacto” con la rakia (aguardiente).  Cuando un amigo que estaba en casa fue a la heladera a buscar agua (en Argentina es normal comportarse como en casa cuando uno está en lo de un amigo) y bebió dos buenos tragos de la botella – casi se nos ahoga. En la botella había rakia. Él nunca más bebió agua en nuestra casa.

Cada cultura tiene sus sabores característicos, y estoy muy contenta de tener la oportunidad de degustar los sabores de mis dos países en Zagreb, al igual que solía hacerlo en mi Buenos Aires natal. 

Mariana Cámpera

Viví dos tercios de mi vida en Buenos Aires, decidí establecerme en Croacia y ahora VIVO CROACIA – de allí el nombre de este blog. Intento mantener la mentalidad positiva tan característica de los argentinos. Busco el lado positivo en los sucesos de Croacia y, cuando es posible, hago una paralela con la situación en Argentina. Siendo que trabajo en la redacción española del Programa internacional de la Radio Croata – La Voz de Croacia, tengo la posibilidad de presentar a los hispanohablantes lo que ocurre en Croacia. En el siguiente link está la versión croata del blog.

NO COMMENTS