Las decisiones sin retorno son un buen entrenamiento para la vida

0 135
Vagabundo (Foto: Vitomir Maričić)

Después del tatuaje comenzamos a reflexionar si en realidad los tatuajes son buenos y si sería bueno hacerlo. El diseño es algo fácil, se tiene toda la vida para pensar en eso. Tomamos en consideración también algunos riesgos sanitarios. Se nos ocurrió que necesitaríamos antibióticos y vendajes y por lo menos los artículos básicos de primeros auxilios. Y un seguro. Y posiblemente una maleta extra en el avión en caso de que se requiera la amputación de una pierna.

Šoić y Vagabundo (Foto: Vitomir Maričić)

¿Como se consideran los propios miembros en los vuelos? ¿Se pueden transportar? ¿Es algo peligroso? En realidad puedes patear a alguien gravemente, si dejas el zapato en el pie, por supuesto. Y no se me ocurre quitármelos. Si nada de eso es posible entonces por lo menos debemos conseguir alguna crema para el tatuaje. De esta manera conocimos la vida nocturna de la ciudad, buscando una farmacia abierta, que no encontramos.

Foto: Vitomir Maričić

No tuvimos suerte, a pesar de que por la preocupación aprendí a leer el griego. Jakov sobrevivirá la noche en riesgo. Sin embargo su riesgo es algo intermedio y es una de las cosas con las que se enfrenta diariamente un Vagabundo. Un momento de inspiración hizo nacer el evento, la historia, la figura, el grabado y la impresión. Después de un par de vueltas en el carrusel local, nos fuimos en un caballo de plástico a la playa y allí tiramos el ancla para pasar la noche.

Foto: Vitomir Maričić

Hoy aprendimos que no es necesario limitar el arte con razones, justificaciones, disculpas y utilitarismo. Porque entonces pierde su valor. La vida es también una especie de arte. Bueno pienso que probablemente debería serlo. A veces se debería poder errar. Comer demasiado chocolate. Saltar en las camas. Cantar bajo la ducha. Abandonar el trabajo. Ir a donde no has estado nunca. A donde nadie ha estado nunca. Simplemente irse. No es necesario estar preparado o estar capacitado. Se debería poder equivocarse muchas muchas veces, para poder decir que hemos vivido.

Foto: Vitomir Maričić

El artista tiene una nueva tela para su expresión. Nosotros tenemos intentos. La vida es difícil, esculpes en un medio diferente, en el tiempo, y sí, es difícil revertir las cosas. Vagabundo recibió hoy su emblema, su orden, por haber contribuído en la promoción de la liberación de la vida, de las tonterías y las opiniones del „vecino“. Cada uno debería encontrar la suya. Cerrarle la boca al vecino antes que pueda comenzar a decir algo. Meterse con el conejo en una serie de hoyos. Viajar en el sombrero. En realidad aquí todos estamos locos.

Blogger: Vitomir Maričić

*La opinión y la postura del autor no siempre refleja la postura de HRT (Radio y Televisión Croata)

NO COMMENTS